ESTATUTO ADUANERO ESPERA POR SU IMPLEMENTACIÓN

Controlar y facilitar. En esos dos términos sintetizó el presidente Juan Manuel Santos, el nuevo Estatuto Aduanero que sancionó ayer, y que se convertirá en la herramienta que modernice y dé mayor competitividad al país a la hora de hacer negocios.

“Estamos dando un paso definitivo para mejorar nuestra economía, que se complementa con las inversiones que estamos haciendo en la construcción de carreteras, la modernización de los puertos y de los aeropuertos, así como en logística”, comentó el mandatario, en un conversatorio celebrado ayer en Bogotá, que sirvió para presentar la nueva normativa.

Mientras el sector exportador recibió con beneplácito la hoja de ruta para el comercio exterior, ahora se espera que se expidan las resoluciones que implementen los mecanismos que se definieron y se acordaron reuniones periódicas para evaluar los avances.

Bondades del Estatuto

Diego Gaitán, gerente de la Zona Franca de Bogotá, explicó que la norma está en línea con lo establecido por la Organización Mundial de Aduanas y con la legislación de otros países.

“La idea es que cuando se hable de algún término aduanero, este sea el mismo que utilizan en la aduana de los Estados Unidos, Corea o cualquier aduana del mundo”, declaró el directivo.

También manifestó que durante años el Estatuto Aduanero se deformó por medio de resoluciones, conceptos y hasta memorandos emitidos por la Dirección de Impuesto y Aduanas Nacionales (Dian).

“Con el nuevo estatuto se solucionarán muchos problemas de interpretación y sobre todo se solucionarán muchos problemas de los administrados”, enfatizó.

Para Juan Pablo Castaño, abogado de la empresa logística Malco (filial del Grupo TCC), el cambio es radical. “La transformación apunta a darle mayor libertad al contribuyente para que realice su operación, exportación o importación, cumpliendo con las condiciones de seguridad y de riesgo, y la autoridad aduanera mirará luego cómo quedaron hechas las transacciones”.

Para el experto es claro que el afán del Gobierno es agilizar las operaciones de comercio exterior, pero sin dejar de controlar y generando las sanciones a que haya lugar.

Nueva figura aduanera

El experto de la firma Gómez-Pinzón Zuleta Abogados, Nicolás Potdevin Stein, resaltó el fortalecimiento de la certificación del Operador Económico Autorizado (OEA) y el nuevo esquema de la gestión del riesgo como, pilares fundamentales para el ejercicio del control aduanero.

En el nuevo sistema de gestión de riesgos, estas personas tendrán la máxima calificación de confiabilidad y por ello les corresponderán los mayores beneficios.

Potdevin mencionó, entre los beneficios del OEA, que no tendrán que constituir garantías para respaldar obligaciones aduaneras; igualmente podrán realizar pagos consolidados, y sus desaduanamientos serán mucho más ágiles.

Gaitán agregó que “el incorporar el OEA es un gran avance pues establece unas reglas claras de confianza entre la Dian y sus administrados que además será recíproco con las aduanas con las que Colombia tenga convenio”.